Una generación que se va...

Hoy me he levantado tarde, escuchando los sones de "La muerte no es el final" (la marcha militar con la que se homenajea a los caidos en servicio) y los pitos a Zapatero. Mientras desayunaba viendo cómo desfilaba el carnero de la Legión pasando por delante del palquillo y cómo pasaban todas las banderas de los paises hispanoamericanos a excepción de Venezuela (¿Qué hace Hugo Chavez dando asilo a etarras?), no se me ocurrió otra cosa que levantarme un momento y encender el ordenador para que se fuera cargando para cuando hubiera terminado con la comida más importante del día.

Al rato me enteré de la noticia cultural de la jornada: Ha fallecido Manuel Alexandre.

Y me dió coraje, muchisimo coraje. Era el único que quedaba de aquel trio de grandes que hace algunos años llevaron a escena Tres hombres y un destino: Agustín González, López Vázquez y él.
¡Cuántas películas le habré visto a este señor y cuántas risas podré haber echado con él!
A voz de pronto vienen a mi mente dos frases suyas en dos película completamente diferentes. Por un lado, ese "¡Y un cortijo! ¡Con tOOOros!" que decía en la mítica Atraco a las 3 negociando el reparto del botín. La segunda, haciendo de pregonero y monaguillo en la absurda, y a la vez sublime, Amanece que no es poco, gritándo a pleno pulmón un "¡Se hace saber que Dios es uno y Triiiinooooo!".

He de decir que me quedan por ver sus películas más recientes, entre ellas ¿Y tú quién eres? de Mercero (donde también compartia reparto con López Vázquez), en las que por fin pasaba de ser el secundario de excepción a tener el merecido protagonista que tanto quiso: personajes dramáticos, y no cómicos, con los que alcanzó su gloria por la que ahora se le recuerda.

No me creo que alguien nacido en este país y con una edad cercana a la mía me diga que no le ha visto ninguna película a este señor. Es imposible: admitámoslo, todos hemos echado tardes viendo Cine de Barrio con los abuelos, y en mi caso (exceptuando los días de esas películas creadas para que se lucieran las cupleteras o Joselito) solían ser ratos buenos.

¿Por qué los españoles nos avergonzamos de nuestro cine? ¿Por qué no mimamos a esas películas de 1955 a 1975 igual que a esos clásicos del cine americano? ¿Por qué no reconocemos que nos gusta?

"No, si es que a mi el cine clásico español me parece una bazofia" dicen muchisimas personas llenándose la boca para quedar bien... pero lo cierto es que TVE siempre lidera cuando emite una película de Paco Martínez Soria.

Hace tiempo me dijeron que si Alfredo Landa se hubiera ido a EEUU estaría a la altura de Dustin Hoffman. Yo también lo creo, es un actor sin paragón y siempre que pillo haciendo zapping Cateto a babor la acabo viendo, porque me rio y me llena de ternura a partes iguales.

Si el cine español es una españolada con toros y flamencas; el americano es igual, es una americanada en forma de cabalgata con confeti y sombreritos de canotier.

¡Hagamos justicia a esa generación de actores llevan toda su vida en el medio! Tienen que estar en su sitio Manolo Gómez Bur, Luis Varela, Gracita Morales, Cassen, Sazatornil "Saza", Luis Barbero, Alberto Closas, Amparo Soler Real, Pepe Isbert, Florinda Chico, Jaime Blanch, Alicia Hermida, Valentín Tornos, los hermanos Ozores, Pedro Peña, Lola Herrera... y tantos otros que no digo porque esto sería interminable.

Desde aquí este humilde homenje a todos ellos.

1 comentarios:

Sevillisto dijo...

Pues mayormente, porque la gente de hoy en dia no tienen cultura. No hay más que ver el asco de clase politica joven actual, que piensan que, ya que la transicion se completo, con mantener la democracia es suficiente.

Yo me considero completamente ignorante del cine español (y también, en general), pero te garantizo que no le haria asco a ver una pelicula de buena calidad cinematografica.

Saludos, Jorge G.