Con-fusión

Llevo semanas aparentemente alejado del blog, pero simplemente sin escribir porque estaba a otros derroteros, vease la Felicitación de Navidad o la conexión en directo de las 24+1 horas de pedaleo solidario de este año. Ya tocaba una entrada nueva.

En Marzo de 1990 empezó a emitir en España una de las privadas por antonomasia de la televisión española: Telecinco. Berlusconi compró la licencia y Lazarov, que en paz descanse, le montó el chiringuito a imagen y semejanza de su Canale 5 italiano. Y revolucionó el panorama: la imagen clásica de esta etapa es la de las Mamachicho y las Cacao Maravillao, respondiendo puramente al ejemplo del país del Trieste de televisión de evasión y espectáculo cabaretero que tan requerido por el público; pero haciendo justicia también habría que refrescar un poco la memoria con el inicio de la etapa de Carlotti para sacar del baúl de los recuerdos programas como Este país necesita un repaso (versión televisada de El debate de la Nación de Luis del Olmo en el que participaban Tip y Coll, Ussia, Ozores, Durán o Burgos) o la llegada de modelos televisivos estadounidenses como el latenight, con Pepe Navarro, y las sitcoms. Era una televisión generalista que buscaba y busca, sin tapujos, el entretenimiento y lo que pida la audiencia si esto era y es rentable.

Y un poco con el mismo espíritu, pero más con el de la alternativa, nació Cuatro en 2005. Esta vez no era Mediaset, sino Prisa; no era Berlusconi, era Polanco. Y tengo que decir que, aunque con algunas cosas no coincidía, esta cadena llamó siempre mi atención: era fanático, como podrán imaginar, de Soy el que más sabe de televisión del mundo y también de otros como Todos contra el chef, El Traidor, Los Simuladores o Noche Hache; programas lamentablemente extintos a día de hoy. Cuatro se distinguió como la cadena de las series de culto, la cadena que le daba igual programar House o Anatomía de Grey para un público minoritario: sabían que, al final, algo arañarían al resto. Y lo consiguieron.

Pero la crisis, maldita crisis, acaba con ella: Mediaset compra Cuatro y Digital +.
Todo iría bien si se mantuvieran las cosas como estaban, con dos directores de programación bien diferenciados y dos lineas editoriales bien distintas. No me refiero a la ideología, que al fin y al cabo es lo que menos audiencia les dá, sino a que el tipo de entretenimiento que unos programaban con respecto a los otros no tenía a simple vista puntos en común. Pero esto da igual, resulta que no es un organigrama rentable.

El primero de los cambios fue el paso de Jesús Vázquez como imagen de la nueva era. Y con él los primeros reajustes que, hasta fecha de hoy, paso a resumir:
  • Jesús Vázquez tendrá un programa diario y uno semanal en primetime en Cuatro. Se baraja la posibilidad de recuperar ¡Allá Tú! y que presente la cuarta temporada de Pekín Express.
  • El Hormiguero pasará posiblemente al access prime time (su horario actual) de Telecinco.
  • CSI podría pasar a Cuatro
  • Tania Llasera presentará la próxima edición de Fama.
  • Concha García Campoy deja de presentar Las Mañanas de Cuatro el 24 de Diciembre.
  • Marta Fernández pasa de presentar Informativos Telecinco y sustituir a Ana Rosa en verano para ocupar el puesto de Campoy ¿Podría acabar presentado todo el telediario Sara Carbonero?
  • El hueco de Llasera en Resistiré ¿Vale? podría ocuparlo Cristina Tárrega, que será testada la semana que viene en el programa
  • El hueco de Jesús Vázquez en Operación Triunfo lo ocupará Pilar Rubio. Al frente de Supervivientes no sería de extrañar que lo ocupara el sustituto de Vázquez de hace dos temporadas: Christian Gálvez.
  • Concha García Campoy y todo su equipo se quedan sin programa.
  • Raquel Sánchez-Silva y Paula Vázquez se quedarían sin programa.
Sabiendo esto, sólo me queda pensar una cosa: el único cambio correcto a priori es el de CSI a Cuatro, una serie americana siempre luce mejor en esa cadena, vease el caso de Perdidos.

Sinceramente: ¿Es necesario acabar con un modelo de cadena que ahora empezaba, poco a poco, a cuajar? ¿Es necesario cambiar los actuales buques insignias de la cadena como El Hormiguero, Fama o Pekin Express para favorecer a la imagen de Telecinco y la de los profesionales que ahora trabajan para ellos? ¿Es necesario degradar el concepto de entretenimiento que tiene Cuatro para favorecer al de la cadena amiga?

Desde aquí, si la cosa se mantiene así, sólo puedo hacer una cosa: empezar a entonar un requiem por la temporada 2011/2012 de Fama (van a tener una más gracias a la fusión, la siguiente creo que con lo quemado que va a estar el formato no va a dar para más) e intentar ver si Pekín Express levanta cabeza con un nuevo cambio de director de carrera (atentos, que nos meterán también a famosos como en el francés, que lo hace cuando la fórmula si puede estar rodada tras 6 temporadas, no como el español) o si El Hormiguero tendrá la misma libertad de ejecución en Telecinco que en Cuatro. Recuerdo que esa libertad de expresión fue la que terminó con la etapa de Wyoming de CQC en 2002 con el Prestige.

Sr. Vasile: Cuatro y Telecinco tiene públicos muy diferentes y que muy dificilmente van a encajar los unos con los otros: quieren liderar con Sálvame y para ello, les guste o no ahora que es suyo, tienen que acabar con Fama. No nos engañe: la estrategia hasta el momento ha sido ahogar, no convivir con la competencia. Les va a ser prácticamente imposible "reflotar" a su manera un modelo de televisión muy diferente al que están acostumbrados a hacer.

Ojalá me equivoque y las aguas vuelvan a su cauce y que pueda seguir disfrutando de una buena cadena de televisión alternativa. Pero dudo de ello. Lo dudo basándome en la experiencia de que no se quieren enterar que lo que funciona en Italia no siempre funciona en España: ya la pifiaron dejando que Jocelyn Habbat dirigiera El nuevo juego de la Oca con todo el equipo original de Rai Due cuando se sabía que el formato sólo funcionaba con Emilio Aragón y Daniel Écija en la dirección tras el batacazo de la segunda temporada de Antena 3; y no contentos con eso, hace un año recuperaron The Mole (El Traidor) para convertirlo en La Talpa italiana que llegó sólo al segundo programa... ¿Sigo?

Mejor paro. No se lien más. Dejen las cosas tal y como estaban y no hagan un cambio brusco. Es lo peor que podrían hacer: entren y que no se note demasiado, poquito a poquito; que la comida que no termina de gustar, triturada y pasada por el chino es más fácil de tragar. Y cuiden a los que llevaban toda la vida en Cuatro, sobre todo a Raquel Sánchez-Silva, que es de las que empezó en la cadena presentado la gala de inicio y en la primera semana, como aquel que dice, presentó Idénticos y Superhuman.

Yo lo único que pido es poder llegar a casa con ganas de ver televisión, algo que sí me daba Cuatro en bastantes ocasiones.

Yo sólo quiero pulsar un botón después de todo un día y que alguien, nada más empezar, me dedique una sonrisa y que me diga Reláaaaajateee. No quiero gritos, no quiero peleas.

Y, como siga así la cosa, quiero trabajar en la radio. Y escribiendo esto, me lo estoy ganando a pulso.


6 comentarios:

Nacho Eguía dijo...

Fusión = doble de beneficios para la misma empresa. Posiblemente empeore la calidad televisiva de cuatro, pero seguramente aumentarán los beneficios, y lamentablemente lo que manda hoy el día es el dinero.

María José dijo...

Hola! Soy María José, compañera de Laura y componente del grupo del flashmob. Muchísimas gracias por habernos ayudado con la canción de Disney, que bastantes veces la tuviste que modificar jeje. Laura nos comentó que además de ayudarnos con la canción, estuviste atento a nuestros progresos.
He tardado un poquito en darte las gracias, pero es que siempre se me olvida, pero más vale tarde que nunca.
Por cierto! Una página muy interesante. A mí Pekín Express que no me lo quite nadie! jaja

Gracias de nuevo Mariano!

María José

Andrés dijo...

Muy bien Mariano. Estoy completamente de acuerdo contigo.

Blackened dijo...

Sabíamos que tarde o temprano esto iba a ocurrir, que telecinco se iba a quedar con todo lo bueno de cuatro, mientras que la cadena de los círculos sería como el hermano pequeño, heredadndo todo lo que el mayor no quiera.
Al menos me consuela que el binomio La Sexta/A3 no está saliendo tan mal como creía (lo que me faltaba, que me toqueteasen la programacion de la cadena que más suelo ver)
pd: sobre mi identidad...mira el blog y no te resultará dificil saber quien soy

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.